La última página

 

Tras una vida de desengaños, Soledad es contratada para preservar en un Banco de Recuerdos la memoria de un paciente con alzheimer. La paga es buena y el trabajo se vincula con su vocación literaria, incluso el hombre tiene un extraño atractivo; sin embargo, esta actividad aparentemente fácil se va llenando de sorpresas: él tuvo una profesión cuya trayectoria ha sido velada por motivos secretos. La protagonista irá descifrando las claves de una existencia llena de golpes de timón mientras enfrenta sus propios demonios y se reinventa como artista; Soledad y Olvido son dos caras de una moneda en el aire.

Vida y obra, creación y realidad son un todo indisoluble que Laura Martínez-Belli nos hace recorrer en ambas direcciones mientras demuestra, una vez más, su talento para crear atmósferas y mantener la tensión hasta la última página.